Control de la humedad en la sala de barricas y de almacén de botellas

En una bodega, el control de la humedad en la sala de barricas y de almacén de botellas, así como el control de la temperatura, son elementos básicos para obtener un buen vino.

Manteniendo las naves de barricas en unas condiciones de humedad entre el 70-80%HR, evitamos las mermas, (pérdidas de litros de vino por evaporación) y rellenos, con los costes asociados que ello supone en producto y tiempos de manipulación. Con la humedad adecuada creamos un ambiente ideal para la estabilidad y reposo del vino.

Sala de Barricas:

Una barrica de 220 litros de capacidad puede llegar a mermar al año un 10%, con el control de la humedad en la sala de barricas y de almacén de botellas evitamos el deterioro de los distintos tipos de maderas y la migración del vino desde el interior de las barricas al exterior.

Corchos:

Los corchos son también parte fundamental en la conservación del vino, y para que realicen su función lo mejor posible, han de ser conservados en almacenes o naves con condiciones óptimas de temperatura y humedad. Con una humedad entre el 70-80%HR, conseguimos garantizar que no se cuarteen, que entre aire en la botella y evitamos la aparición de hongos, tan perjudiciales para el vino.

Nuestra solución:

El sistema de humidificación por pulverizadores con aire comprimido, es el tipo de equipo más usual para esta aplicación, por su costo relativamente barato, por ser amortizable a muy corto plazo y por su escaso mantenimiento.

Los atomizadores FD-A proyectan aire comprimido sobre un resonador, el cual genera una vibración ultrasónica con frecuencia superior a 0.4 MHz, en la zona entre la salida del aire/agua y se produce una fina atomización de las gotas de agua.

La válvula de aporte de agua está controlada neumáticamente de modo que la relación aire/agua es constante y adecuada para conseguir una atomización uniforme.

No se debe utilizar agua desmineralizada ni de ósmosis inversa con conductividad inferior a 10 μs/cm.

Ejemplo de Instalación de atomizadores:

Existen otros tipos de humectadores:

  • Autoproductores eléctricos de vapor Isotérmicos, es decir, a temperatura constante, donde el calor latente de evaporación se proporciona con la humedad adicional del vapor de agua.
  • Adiabáticos, donde el calor latente de evaporación se extrae de la corriente de aire, reduciendo así la temperatura, aerosol, agua nebulizada o spray.

Deshumidificación:
En las bodegas también puede existir la necesidad de deshumidificar el aire, al estar en cuevas bajo tierra y tener infiltraciones de agua no controladas, lo cual aumenta en exceso la humedad, también en las zonas de embotellado, para evitar la condensación en las botellas y poder adherir correctamente las etiquetas a la botella, así mismo después de los lavados de maquinaria y suelos, etc.

A continuación les mostramos algunos ejemplos de instalaciones de control de la humedad en la sala de barricas y de almacén de botellas, con sistemas TECNISECO de atomización neumática:

 

  • Bodegas Emilio Moro, s.l.
  • El lagar de isilla
  • Bodegas Señorío de Nava, s.a.
  • Bodegas Luis Cañas
  • Bodegas Age
  • Bodegas Campo viejo
  • Abadía de Retuerta
  • Bodegas Antion
  • Bodegas Yecla
  • Bodegas Resalte
Dejar un comentario