Control de la humedad en piscinas cubiertas

La deshumidificación y control de la humedad en piscinas cubiertas, es imprescindible para evitar el exceso de condensación de agua en paredes, techos y cristales, evitando el deterioro de los habitáculos, así como la proliferación de microorganismos nocivos para la salud. Con el control de la humedad en piscinas cubiertas conseguimos un ambiente cálido y agradable que nos ayudará a una mejor respiración y disfrute en la zona de baño.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios establece una calidad del aire y unas condiciones máximas de humedad y temperatura dentro de las instalaciones para garantizar la salud y el bienestar de los usuarios.

Como conseguir un ambiente seco y saludable

Los deshumidificadores controlan la calidad del aire en el interior de la piscina cubierta, secan el aire dentro del recinto, ventilan y calientan el ambiente. También se pueden dotar de condensadores de agua para elevar la temperatura del agua de la piscina. Según los tipos de deshumidificadores, podemos hacer una impulsión de aire directamente al ambiente o una distribución de aire seco y caliente por medio de canalizaciones, evitando la condensación en las zonas más desfavorables.

Se recomienda una recirculación del aire de 5 veces por hora, aproximadamente. La aportación de aire exterior se debe proteger (filtrar) para evitar contaminación externa a la piscina. La recomendación del parámetro de humedad es de entre 60-65% HR y el de temperatura ambiente 1 o 2 ºC por encima de la del agua del vaso.

Existen dos tipos de instalaciones, con deshumidificadores de consola horizontal o vertical para colocar en la misma zona de baño (ambiente) y los deshumidificadores de conductos, que se suelen ubicar en las salas técnicas, distribuyendo el aire mediante conductos de impulsión y retorno (instalación exterior).

La selección de los equipos más adecuados para cada caso dependerá de la superficie del agua, su temperatura, volumen del habitáculo y el diseño de la construcción del inmueble para contemplar la posibilidad de instalación en ambiente o en el exterior.

Estos equipos también se aplican para otros procesos como conservación de viviendas en zonas costeras, oficinas, archivos de documentos, museos y galerías de arte, gimnasios, edificios históricos como catedrales, monasterios, etc. para evitar su deterioro por el exceso de la humedad.

Equipos para la distribución del aire por conductos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los equipos de conductos sirven para la deshumidificación en piscinas cubiertas y renovación de aire con recuperador de calor de alta eficiencia mejorando la calidad y el ahorro energético. También se usa para diversos procesos industriales donde requiere el control de temperatura colocando un condensador exterior.

Quedamos a su disposición para comentar cualquier duda que le pueda surgir.

Dejar un comentario